Masaje facial kobido: ¿Qué es y cómo hacerlo paso a paso?

El masaje facial Kobido es una de las técnicas que, originarias de Japón, se ha extendido por todo el mundo con la intención de proporcionar un mayor bienestar a las personas.

Su aceptación ha sido inmediata y sus beneficios han hecho que sean todo tipo de personas los que disfrutan de este estilo de masaje.

Ahora es posible que haya llegado el turno de que tú también te aproveches de sus saludables ventajas. ¿Quieres saber cuáles son los aportes que han traído los japoneses al mundo con estos masajes faciales?

¿Qué es el masaje facial japonés Kobido?

El masaje facial japonés recibe, en ocasiones, el nombre de Kobido. Se trata de una terapia de masaje dirigida a relajar los músculos faciales, aumentar el flujo de oxigenación y generar una mayor cantidad de colágeno. En su aplicación, el masajista utiliza sus dedos como un instrumento de la máxima precisión mecánica. Los desliza y hace presión en distintos puntos que ayudan a que el estado del receptor mejore, no solo beneficiándose su aspecto, sino también su estado de ánimo.

Gracias al Kobido, el nivel de estrés se reduce de manera significativa y es posible superar problemas tan molestos como el insomnio. El masajista que se ocupe de la terapia analizará el estado facial del receptor y aplicará un mayor o nivel de presión dependiendo de sus necesidades. El resultado final, tras una sesión, será conseguir incrementar el flujo de oxígeno, frenar la aparición de arrugas y aportar vitalidad.

¿Te gustaría rejuvenecer la piel de tu cara?

No todos los días tenemos el privilegio de hacernos un tratamiento estético, ya sea por tiempo o por dinero.

Si es tu caso, te animamos a ver esta lista con los mejores masajeadores faciales del mercado, una alternativa mucho más económica para dar reducir la tensión facial y tener una piel más bonita.

Los 10 mejores masajeadores faciales

¿Cómo se hace el masaje facial Kobido?

Hay 48 técnicas de Kobido y cientos de movimientos distintos que se pueden combinar y alternar en base a cuáles sean las circunstancias. También es cierto que este masaje ha ido cambiando y adaptándose a los gustos de los occidentales, dejando en su camino su esencia puramente japonesa que no resulta tan práctica para los deseos de personas de Europa y Estados Unidos.

A continuación, compartimos contigo una forma adecuada de hacer Kobido y te la detallamos paso a paso para que puedas saber cómo llevarla a cabo.

Paso 1. Hidrata la piel

Utiliza crema o aceites esenciales para comenzar un proceso de hidratación que ayude a que la cara se encuentre en su mejor estado. La intención es comenzar a hidratarla y a beneficiarse de una mejora, pero también lograr que el movimiento de deslizado de los dedos sea más eficiente.

Cada tipo de piel tiene unos productos que le van mejor o peor, por lo que el masajista se ocupará de tomar la decisión de lo que le siente mejor.

Paso 2. Comienza masajeando la zona del cuello

El masaje tiene que comenzar en el cuello. Los dedos se tienen que ir pasando por el cuello en movimientos circulares que vayan descendiendo.

El mejor punto de partida es la parte posterior de las orejas. Desde allí, los dedos tendrán que ir bajando mientras continúan el recorrido en círculos. Lo que estarás haciendo con esta parte inicial del masaje será hacer que el sistema linfático se vea estimulado.

Sigue haciendo movimientos circulares que van de arriba hasta abajo y de dentro hacia afuera. Repite el movimiento diez veces y cambia, para terminar, el movimiento circular por uno en el que pongas los dedos formando una letra V.

Paso 3. Lleva el masaje hasta la papada

A todos nos preocupa la papada, por lo que también entra dentro de la terapia del Kobido. Para masajearla y aportarle flexibilidad, es necesario hacer movimientos que resulten rápidos, pero manteniendo un contacto agradable con la piel.

Estos deslizados de los dedos se tienen que hacer desde el interior hasta el exterior, dándole al mentón un toque de apoyo para poder elevarse y reducir volumen.

Luego, usa los pulgares, de nuevo desde dentro y hasta afuera. Recorre la mandíbula hasta que el camino te lleve hasta la zona de las orejas. La piel se irá estirando de una manera satisfactoria y los efectos se notarán en un breve espacio de tiempo.

Paso 4. Mandíbula, pómulos y labios

Pasa el dedo índice de cada mano por el recorrido de la mandíbula, asegurándote de hacer una apertura ligera que vaya hacia el exterior. Pasa los índices por la zona del labio inferior, con suavidad, marcando el contorno.

Ahora desplaza esos mismos dos dedos por todo el contorno de los labios. Lo que intentas es que el trazado siga el pómulo, realizando para ello movimientos que tienen que ser especialmente cortos. Poco a poco ve ampliando la extensión de estos movimientos.

A medida que sigas con el masaje, los dedos irán llegando cada vez más cerca del punto en el que crece el cabello. La meta del masaje en esta zona es conseguir que los músculos que hay en los pómulos trabajen, así como que esas arrugas molestas que aparecen en las zonas de los labios vayan difuminándose cada vez más.

Paso 5. Masaje alrededor de los ojos

En este caso no vas a necesitar los dedos índices, sino los anulares. Lo que harás será masajear en los alrededores de la nariz, comenzando por abajo y subiendo hacia arriba.

Tienes que seguir masajeando hasta que llegues a las cejas. Repite ese masaje en varias series que ayudarán a que las arrugas de tu cara vayan desapareciendo y relajándose. También notarás que, haciendo esto, tu vista descansa. Si sueles trabajar en el ordenador, será algo muy agradable.

Haz pequeños golpecitos en la zona de debajo de los ojos, muy leves y con suavidad. Lo que harás con este movimiento será eliminar toxinas, ayudando a que la parte de los ojos se encuentre en un estado más saludable. El proceso de limpieza al que te someterás facialmente será muy beneficioso.

Pero aun no has terminado con los ojos. Antes de acabar, utiliza los dedos índices para hacer pequeños toquecitos en el resto del área. Sobre todo, es recomendable que te concentres en la parte donde se generan las patas de gallo. Usa los dedos para separar la piel y, poco a poco, irás estirando la cara de forma que las arruglas puedan reducirse.

Paso 6. Masajea la zona de la frente

Todavía hay tensión que tienes que liberar. Ahora utiliza tus dedos para dar pequeños toques que harán que toda la parte del entrecejo se vaya relajando. El siguiente paso es ir a la frente, donde tienes que usar tus dedos en zigzag para aportar relajación.

Continúa en el mismo lugar, pero ahora coloca las manos de forma que las palmas estén en contacto con la frente. Ponte en la parte superior de las cejas y empieza a hacer un movimiento con el que plancharás la cara para dejar la piel muy tersa.

Haz un movimiento que equivaldría a intentar arrastrar las arrugas para que desaparezcan. A continuación, aplica presión con las manos de una forma diagonal. Comprobarás que este es otro movimiento con el cual se aporta un alto nivel de relajación.

Usa toda la mano y estira la piel de la cara comenzando en el interior y saliendo hacia el exterior. Pasa los dedos por toda la cara e incluye, de nuevo, el cuello. Es una terapia de lifting con la cual alisarás las arrugas y disfrutarás de una clara mejora en tu aspecto.

Paso 7. Oxigena la piel

Calienta tus manos frotando una contra la otra. Comienza a pasarlas por la cara para que la ocupen en su totalidad, pero dejando sin tapar tanto los labios como la nariz.

Que el receptor del masaje se relaje y haga una serie de respiraciones profundas antes de terminar el masaje. Con esto, se proporcionará un amplio nivel de oxigenación que le dará a la piel el apoyo que necesita para verse más joven.

¿Cuáles son las claves del masaje facial Kobido?

Por mucho que te recomendemos seguir la guía que hemos compartido contigo, te vamos a indicar cuáles son las tres claves que se ocupan de que el masaje facial Kobido se lleve a cabo con éxito. Son tres factores muy simples que tienes que aplicar en todo momento mientras haces el masaje:

  • Los movimientos se realizan desde dentro hacia la parte del exterior. Con esta acción, lo que estás haciendo es estirando y alisando. Así es como puedes llegar a eliminar las arrugas.
  • También tienes que llevar a cabo movimientos descendentes en vez de ascendentes. Este tipo de movimiento te ayuda a acabar con el exceso de toxinas que tiene tu piel.
  • Antes de terminar, tienes que hacer movimientos opuestos, que vayan de abajo a arriba. Con eso estarás dando a tus músculos un impulso para que puedan sujetar la piel y que esté más tersa.

¿Funciona el masaje facial Kobido?

Sí, funciona. Se utiliza desde hace cientos de años en Japón y más recientemente también ha llevado a cabo su expansión en el resto del mundo. Pero hay que tener en cuenta que se trata de una terapia que requiere mantenimiento y que no hay que dejar de aplicarla para mantener su efectividad.

Al principio, si tienes el aspecto facial descuidado, muchas arrugas o señales de agotamiento y avance de la edad, será necesario que hagas una terapia de Kobido más intensa. La mejor recomendación es que introduzcas un total de cinco sesiones a la semana. Es conveniente que sean por la noche, al menos en el caso de que vayas a hacértela en casa. ¿Puedes acudir a un masajista profesional? Sí, sin duda. Hay especialistas que se ocupan de dar este servicio, aunque no podrás disfrutar del masaje antes de ir a dormir, que es cuando más se recomienda.

Las alternativas son que te lo haga alguien en tu casa, como tu pareja, que te hagas un automasaje, algo que también es posible, o que utilices un masajeador facial. Estos ya vienen preparados para beneficiarse de muchas de las técnicas del Kobido. Recuerda que, como te hemos dicho antes, hay cientos de movimientos y más de 40 técnicas distintas, por lo que las posibilidades son enormes.

¿Qué resultados visibles tiene el masaje facial Kobido?

Conocido por ser uno de los pocos masajes que puede llegar a sustituir ciertas intervenciones estéticas y el uso de productos para eliminar las arrugas, el masaje facial Kobido rejuvenece y produce un efecto anti-aging. Se eliminan toxinas que producen los cambios faciales que derivan en el envejecimiento, las arrugas y otras marcas propias del paso de los años.

La piel se estira, aumenta la producción de colágeno y de elastina, todo sin tener que pasar por el quirófano. Es un método que requiere, eso sí, que se aplique de forma avanzada y con unas manos habilidosas, al menos en el caso de la técnica más tradicional.

Beneficios del masaje facial Kobido

Además de ver cómo la piel está más joven y que las arrugas se alisan para tener un aspecto rejuvenecido, este masaje facial originario de Japón aporta otros beneficios. Algunos de ellos los comparte con otros muchos masajes, puesto que, a la hora de la verdad, se trata de otra manera de activar la piel y de proporcionar relajación al organismo. Estos son algunos de sus beneficios:

  • Se reduce el efecto de las migrañas y pueden desaparecer los dolores de cabeza
  • Mejora el estado de ánimo
  • Se combate el estrés de forma natural
  • La vista se centra más y se alivia el problema de los ojos cansados
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Aporta más expresividad a la cara

Y, como contraindicaciones, lo único que hay que recordar es que es mejor no aplicar el masaje en las personas a las que se les haya irritado la cara recientemente, sobre todo debido a algún tipo de alergia.

¿Quién inventó el masaje facial Kobido?

A lo largo de este artículo te hemos hablado de Kobido como el masaje facial procedente de Japón. No obstante, hay que hacer una serie de especificaciones para arrojar un poco de claridad a un origen tan discutido y confuso como el de este masaje.

El Kobido es un masaje registrado en Japón, una marca y no un tipo de masaje.

Su origen se remonta al año 1472. En aquel entonces, dos maestros del masaje tradicional Anma, que es el que existía en Japón hace miles de años, competían para ver cuál de los dos podía llegar a imponer su técnica sobre el otro dando masajes faciales a todas las personas que se acercaban a su servicio. Utilizaban los movimientos de presión del Kyoku-te y, con ellos, ayudaban a quienes se ponían en sus manos.

Llegado cierto punto, los dos maestros quedaron satisfechos con la competición y con las habilidades que tenían como rivales. Decidieron terminar su enfrentamiento y colaborar mezclando sus técnicas de masaje con la intención de dar forma a una nueva casa que hiciera gala de lo mejor de cada uno de sus estilos. Así es como registraron el nombre de Kobido. Para dar forma a este tipo de masaje, crearon 48 técnicas sobre las que se sustentaría la aplicación facial de su terapia.

Desde su creación, se transformó en el masaje preferido de la realeza japonesa. La familia real disfrutaba de esta terapia y no fue hasta una época moderna cuando empezó a llegar a los ciudadanos de a pie. Anteriormente, eso sí, las técnicas previas al Kobido que usaban sus creadores, ya eran usadas como masaje facial entre los samuráis, a quienes estimulaba antes y después de las batallas.

Con el paso de los años y las generaciones, el Kobido sobrevivió. Fue pasando de maestro en maestro a modo de herencia cultural. No se produjeron cambios en las técnicas originales salvo en 1888, cuando por influencia occidental se introdujeron cremas y algunos elementos adicionales que beneficiaban a la aplicación de las terapias ideadas cientos de años atrás. En 2006 heredó el liderazgo el maestro 26 del Kobido, quien ha continuado el legado de este tipo de masaje y ha tomado unos pocos discípulos para pasarles sus conocimientos.

¿Son reales los masajes faciales Kobido de los centros de belleza?

En realidad, no. Se tiende a llamar masaje facial Kobido a cualquier masaje facial que se realiza en clínicas y salones de belleza. Por desgracia, incluso los más lujosos utilizan este nombre con la intención de captar el interés de los clientes. Lo cierto es que hay muy pocos masajistas que tienen el conocimiento y habilidades para realizar un masaje Kobido original.

Solo aquellos que lo han estudiado de la mano del actual maestro puede decir que son capaces de hacer Kobido. El resto, solo son masajes faciales que, eso sí, compartirán algunos movimientos, pero que no son, ni mucho menos, masajes auténticos Kobido. Por ello, hay que tener cuidado con dónde se solicita un masaje Kobido y pensar que, en algunos casos, es incluso mejor un masajeador facial que replique el Kobido que el masaje Kobido de alguien que, en realidad, no sabe hacerlo.

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 2 Promedio: 5)