Masaje de cuello: ¿Qué es y cómo hacerlo paso a paso?

¿Tienes dolores de cuello? No te sorprendas, el 70% de la población mundial, en algún momento de la vida, ha estado igual que tú. Seguramente ahora mismo haya millones de personas que tengan un dolor cervical similar al tuyo.

Hay muchos motivos para sufrir este dolor, desde las malas posturas hasta la sobrecarga o una actividad física que no ha tenido el calentamiento adecuado. Por suerte, el masaje de cuello ayuda a solucionar el problema y reducir los dolores.

Si tienes dolor y quieres deshacerte de él, te recomendamos que sigas leyendo para que sepas cómo hacer uno de estos masajes y que así tu pareja o alguno de tus amigos o familiares pueda ayudarte.

Y si no tienes a nadie que te pueda ayudar, un masajeador de espalda para casa puede ser una buena solución y te dejará como nuevo ¡Ya verás cómo en nada vuelves a estar bien y te olvidas de cualquier dolor!

Cómo hacer un masaje de cuello paso a paso

Te vamos a enseñar una forma de hacer un masaje de cuello sencillo que podrás poner en práctica incluso si no tienes experiencia previa. Siempre es recomendable que preguntes cómo está siendo el masaje para saber que todo vaya bien y que así tu paciente pueda disfrutar de la relajación que necesita.

Además, recuerda que siempre, en cualquier masaje, lo primero al comenzar es tantear la resistencia de la piel con puntos de presión que ayuden a ver cuál es su nivel de sensibilidad.

¿Te gustaría hacerlo en casa?

No todos los días tenemos el privilegio de acudir a un masajista profesional, ya sea por tiempo o por dinero.

Si es tu caso, te animamos a ver esta lista con los mejores masajeadores de espalda del mercado para ti, una alternativa mucho más económica para disfrutar de un buen masaje relajante en casa a cualquier hora.

Los 10 mejores masajeadores de espalda

Paso 1: relaja y rompe las tensiones

Usando el aceite de masaje, coloca tus manos y deslízalas por el cuello y la espalda alta de una manera suave. Se trata del primer contacto, con el cual estarás rompiendo el hielo en el inicio del masaje. Utiliza las palmas de las manos y ponlas una en cada uno de los hombros. Haz movimientos de deslizado de manera circular en una serie de 10 repeticiones.

En este punto el cuello de la persona ya se habrá comenzado a relajar, estará notando los beneficios del aceite y su estado de ánimo será cada vez más tranquilo. Trabaja cada uno de los lados de la columna haciendo movimientos de deslizado longitudinal con el uso de tus pulgares. Este movimiento se tiene que repetir durante 10 segundos, siempre llevando los dedos partiendo desde el cráneo hasta llegar a la vértebra C7.

Esa vértebra es muy reconocible, aunque te recomendamos buscar una imagen si tienes dudas. Luego haz el camino de vuelta con los pulgares durante otros 10 segundos.

A continuación, usa de nuevo todos tus dedos, pero solo las puntas. Circularmente muévelos en el mismo recorrido del paso anterior y haz el camino inverso. De nuevo, hazlo durante 10 segundos en cada una de las direcciones.

Paso 2: elimina el dolor más profundo

Seguro que notas cómo el cuello del paciente se va relajando cada vez más. Ahora usa las dos manos para amasar la base del cuello al completo.

Los pulgares tienen que estar alineados y los demás dedos hacer un movimiento de acercamiento hacia ellos. Amasa todo el tejido de la piel que tienes entre las manos a lo largo de 1 minuto o más. Lo importante es que sea constante.

El siguiente paso es masajear el cuello con ambas manos en posición transversal una mano arriba y la otra debajo con una separación suficiente para que puedas moverlas bien.

Esta parte del masaje es muy importante, puesto que se ocupa de liberar la tensión de una forma realmente eficiente. Dependiendo del volumen de dolor que se esté sufriendo puedes aumentar o reducir el tiempo en el que repites este movimiento.

Paso 3: Prepara el cuello para dejarlo como nuevo

Sin cambiar de posición al paciente, este tendrá que llevar uno de sus brazos hacia la parte de atrás de su cuerpo. Lo que tú tienes que hacer es usar el dedo pulgar para masajear la escápula en su zona interna. El deslizamiento tiene que ser de presión media, dado que se trata de una parte sensible de la espalda donde no hay que abusar de fuerza.

Lo siguiente es usar la cara dorsal de la mano aplicando presión con el lado del meñique durante 10 segundos en la misma zona del paso anterior. Cuando lo hayas hecho, repite en el lado contrario. Ahora es un buen momento para retomar el movimiento importante que has realizado antes y que te hemos dicho que repitieras cuando fuera necesario según el dolor.

A continuación, pon tus antebrazos estirados sobre sus trapecios y haz tres repeticiones con presión durante 10 segundos.

El siguiente paso es, con la misma posición de antebrazos, hacer un deslizado que vaya desde la zona superior del cuello hasta los hombros. En este caso tienen que ser cinco repeticiones.

Paso 4. finalización del masaje

En este punto, el paciente se tiene que sentar en una silla y tú, desde la espalda, poner una mano en su hombro y la otra en su cabeza para que se produzca el estirado del cuello. Siempre, eso sí, con mucha suavidad. Aplica este movimiento en cada uno de los lados durante un periodo de 10 segundos.Ahora vuelve a repetir el movimiento de masaje que hemos mencionado antes y que ayudará a que el cuello quede finalmente relajado en su totalidad.

¿Qué hacer antes de un masaje de cuello?

Tanto tú como paciente como el masajista o la persona que te vaya a ayudar con el masaje, podéis preparar una serie de elementos que harán la experiencia más satisfactoria. Es el caso, por ejemplo, de los aceites esenciales, que no son imprescindibles, pero sí recomendables. Con ellos lograrás que el masaje sea más suave y satisfactorio. Recuerda que siempre es mejor utilizar aceites naturales que estén preparados con ingredientes vegetales, como es el caso de las almendras.

También es recomendable crear un buen ambiente en la habitación, poner unas velas aromáticas y una música relajante que ayuden a que quien va a recibir el masaje sienta una gran tranquilidad. La obtención de un buen resultado en el masaje depende de mucho más de lo que se hace directamente con las manos.

¿Cómo aplicar el aceite esencial en el cuello?

No hay que hacerlo directamente sobre la piel, puesto que su fórmula es muy intensa. Lo que tienes que hacer es mezclarlo con aceite de masaje o con el uso de una buena crema neutra. Cuando vayas a hacer la mezcla, con que pongas diez gotas del aceite esencial será más que suficiente.

Hay muchos tipos de aceite esencial disponibles y dividen su utilidad dependiendo del tipo de necesidad que tengas.

Por ejemplo, te recomendamos utilizar aceites de romero y lavanda para llevar a cabo una regulación de la presión arterial. El de romero es el mejor si la tienes baja, mientras que el de lavanda es el más adecuado para quienes la tienen alta.

El masaje se tiene que hacer con las manos desnudas. Sin accesorios, complementos ni nada que pueda afectar al paso de las manos por el cuello. También es recomendable tener las uñas cortas. Asimismo, como decíamos antes, pon una música que relaje y que ayude a que la persona que vaya a disfrutar del masaje pueda pasar a un estado de meditación en el cual desconecte. Hay música de meditación o yoga disponible en la red que puedes reproducir de forma gratuita.

Beneficios del masaje de cuello

La lógica te hará pensar que el principal beneficio de un masaje de cuello es, indudablemente, que te deje de dolor el cuello. Y está claro que no te equivocas. No obstante, hay otras ventajas que también se pueden tener en cuenta.

  • Los músculos ganan en elasticidad y flexibilidad para contraerse, lo que significa que sufrirás los dolores menos habitualmente
  • Aumenta la resistencia de la zona del cuello
  • Se eliminan grasas de la piel y se obtiene más elasticidad en la misma
  • Mejora la regeneración celular gracias a la mayor cantidad de oxígeno que se suministra
  • Los tejidos eliminan sustancias tóxicas
  • Se reduce el volumen de estrés
  • Aumenta la sensación de descanso y produce efecto analgésico

¿Cómo evitar el dolor de cuello?

En la actualidad hay muchas formas de combatir el dolor de cuello. La tecnología ha avanzado mucho y con un masajeador doméstico puedes parar cualquier dolor de cuello que sufras. Por supuesto, los masajes como el que te hemos enseñado a hacer también son muy efectivos. Pero, sin duda, lo mejor es no sufrir ningún tipo de dolor al que haya que ponerle remedio.

Debido a esto, te recomendamos que apliques una serie de consejos. Por ejemplo, evitar una vida sedentaria y realizar ejercicio físico de manera diaria, aunque sea a bajo nivel. Esto significa que siempre es preferible salir a caminar un rato que pasarse el día delante del ordenador con el cuello en una posición estática. Asimismo, es recomendable alimentarse de manera saludable, ya que incide directamente en la salud de nuestro cuerpo y en la rigidez de los músculos del cuello.

Si en tu trabajo sufres mucha presión, intenta buscar accesorios o algún tipo de recurso que te ayude a aliviarla o a que el esfuerzo que realizas sea un poco más llevadero. Además, los expertos recomiendan que vivamos de manera más positiva y optimista, así como que fomentemos aquellas relaciones sociales que nos aportan cosas beneficiosas y que mantienen alejado de nuestro día a día cualquier elemento tóxico.

Todo ello acaba influyendo en que sintamos más o menos dolor en nuestros músculos, siendo la zona del cuello una de las que más se ven afectadas. Intenta cuidarte y verás que tus dolores de cuello necesitarán cada vez menos masajes o menos sesiones con el masajeador en tu casa.

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 2 Promedio: 5)